domingo, 4 de marzo de 2012

NACHA POP – Más números, otras letras. La sorpresa del fin de la adolescencia.


Podría escribir sobre cualquier disco de los Nacha Pop o de Antonio Vega. He barajado en mis manos las portadas de varios de ellos y he revisado la lista de las canciones y casi de forma aleatoria he elegido éste. Una vez lo he tenido en mis manos me he dado cuenta de que la suerte ha elegido el primer disco de verdad de ellos y uno de los más completos y compensados.  

Hasta este disco los madrileños sonaban como un excelente proyecto, un plano precioso de lo que podrían ser grandes músicos y compositores, pero sólo eran eso, un esbozo. Sus dos primeros discos están llenos de imperfecciones, en la grabación y producción, en la forma de tocar absolutamente amateur e incluso en algún intento promocional, en su primer disco,  para colocarlos como grupo de éxito entre los más jóvenes. Por suerte para nosotros fracasaron comercialmente (tuvieron que cambiar de compañía) aunque quedaron para la posteridad algunas canciones que hoy en día se sabe todo el mundo de mi generación y de las posteriores y las tararean como auténticos expertos para supino cabreo de éste que os habla porque en esa época eran mayoría los que vivían en la inopia.

Cualquiera que lea esto pensará que exagero pero es totalmente cierto que sólo unos pocos privilegiados confiábamos en ellos a ciegas. Entre ellos estábamos mi hermano y yo. Recuerdo la expectación que tuvimos ante la salida de este disco que compramos en el 83 tras (¡como no!) leer la crítica del mismo en nuestra revista favorita. También recuerdo como habíamos intentado convencer a un montón de amigos nuestros de que este grupo era sensacional y también como nos miraban como si estuviéramos locos. Hoy en día dirían que somos unos “frikis”. Pues sí, lo éramos.

El disco lo publicó una discográfica independiente casi desconocida entonces llamada “Dro”. La que montaron “Aviador Dro y sus obreros especializados” para poder editar sus discos separados de las malas artes de las multinacionales. En él se alternan composiciones de Antonio y de Nacho de forma muy equilibrada. Reconozco que en su día, me saltaba al reproducirlo algunas canciones (para mí comerciales en esa época) de Nacho, por su tono más desenfadado, directo y menos trascendente que el de su primo (Todos queríamos ser Antonio). El transcurso de los años deja claro que son melodías pop como la copa de un pino.

El disco se inicia con “Agárrate a mí”. Ésta no me la he saltado en mi vida. Canta Nacho y en el estribillo apostilla  excelente Antonio. El sonido es contundente, se oyen todos los instrumentos y las voces están en su sitio (lo que no pasaba en sus anteriores grabaciones). ¿Quién dudó de la capacidad de Nacho para componer?  ¡Como recita “Morboso amor” Antonio al final de la canción! ¡Tremenda! “Jaque al amor, jaque al afecTO MAte a mi corazón



“Vidas agridulces” es una clásica composición de Antonio. Problemas que hay que superar, ansiedad diaria de la vida, miradas desde el silencio, pasmado a los hechos del mundo, ajeno a todo. Sorpresa casi adolescente por la rutina de la vida.

“Topes del amor” otra sublime canción compuesta por Nacho con una letra que se crece con los coros de su primo. Dificultades para tomar decisiones cuando se llega a los límites del amor. Otra sorpresa desagradable de la vida... “Dolor, adiós a su imagen y no poder ver. Es todo mucho más duro”.

Antonio va a rematar esta cara A con dos canciones superlativas, tremendas, heroicas, repletas de sus interjecciones características en el canto (Hummm, Ohhhh, Eheheh) que desaparecieron de su estilo en su carrera en solitario. 

“No puedo mirar” no puedo hacer nada cuando te tengo delante, soy incapaz de reaccionar, te observo de lejos y soy incapaz de abordarte, me pongo de los nervios si hablas con alguien y cuando sonríes me dan los temblores de la muerte. Eso es lo que dice más o menos y a todos nos ha pasado. “No tengo nada que hacer, sólo mirarte correr” . Y al final cuando repite incansable el estribillo con los teclados de fondo te estremeces. Yo recuerdo perfectamente una boca desmesurada bajo unos inmensos ojos y una melena azabache ocultando los pabellones auriculares algo desplegados.



El ritmo acelerado de “Enganchado a una señal de bus” te pone a velocidad supersónica. Tú tampoco entiendes nada de la vida, pero él te lo dice claro, te explica porque sales a beber por las noches dando vueltas por los bares, esperando que algo pase, que alguien te cace o te pare, pero nunca sucede. “El circuito va de bar-esquina-bar. Se dan tres vueltas contrarreloj. Enseguida hay otro sitio mejor”. Eso lo entienden incluso los jóvenes de hoy en día. Preciosa versión de "Los Secretos" que adjunto de regalo.



Vuelve Nacho en la cara B con una de las (para mí) mejores canción del grupo: “Magia y precisión”. Contundencia en el bajo y las guitarras. “Sólo el azar puede encontrar ese truco que revela tu soledad”. El final de la canción es de lo mejor, el piano enmarca los grititos etílicos del cantante. Se ha puesto tibio de cerveza porque no estabas y ahora canta arrastrado que cree que eres “Irreal, Creo que no eres real.”

La siguiente es de las que me saltaba a veces. Ahora veo que estaba equivocado. “Pon precio a tus besos” tiene de todo: ritmo, letra original, un puntito de cachondeo y Antonio arrastrando el estribillo. Entonces ¿Por qué me la saltaba? ...


Porque la siguiente es “Luz de cruce” de Antonio. Reúne todos los ingredientes característicos de los guisos de sus composiciones. Canta perfecta una letra de esas atormentadas,  abiertas, que puede sugerir lo que tú quieras dependiendo del día que tengas. A mí me recuerda a carretera solitaria en medio de un bosque tupido sobre unos acantilados (probablemente en Galicia), conduciendo solo de madrugada, de vuelta a casa, “en un sueño dentro de otro sueño”. Muy buen solo de guitarra. ¡Qué bien suena en un buen equipo! (Las ventajas de la edad que te permiten gastarte la pasta en un buen estéreo). Ahora me doy cuenta de lo bien grabado que está este disco. ¡Gracias Dro!


Y después está Mi Canción de este disco. La puse cientos de veces en aquella época, probablemente está desgastada de tanto tocarla la aguja. Otra mirada sorprendida a la vida de un joven despertado de pronto por la madurez, que no sabe como huir de las dificultades diarias y no comprende la complejidad del mundo, ni quiere asumir responsabilidad o compromiso. Soluciones drásticas “Mil retratos se confunden en mí tan rápidos como la luz de un misil. Me tapono los oídos al fin y cierro de un portazo imposible abrir”. Lo siento, no la podrás oír, no encuentro versión en internet. Probablemente pocos piensan como yo que “Estado de sitio” es una grandiosa canción. 

Las dos últimas son de Nacho y prescindía de ellas antiguamente porque era difícil superar lo escuchado... Estaba equivocado, debería haberlas degustado aisladas. “Como hasta hoy” es una excelente conclusión a las dudas expresadas en muchas de las letras del disco. Al fin una decisión. Soy como soy y no puedo cambiar y creo que me gusta. “Sin conversación” parece una composición más madura, un pensamiento sobre el compromiso del matrimonio y sus consecuencias. Siempre tuve la sensación de que era de relleno, una balada un poco fuera de sitio.

Tengo un recopilatorio en CD de toda la carrera de Antonio y algún burro ha olvidado incluir alguna canción de este disco. Espero que no sea ignorancia y sea tema de derechos de autor, de lo contrario resulta incomprensible el despiste.

Me ha quedado un poco largo ¿Verdad? Es que me gustan mucho. ¿Lo habíais notado?

2 comentarios:

  1. A mi también me parece el mejor disco de Nacha pop. El que mejor suena junto a Dibujos animados y el que mejores temas tiene. A mi me pilló a los 15. Apenas hacía un año que me había comprado el Buena disposición (discoplay ) y, apenas hacía diez meses que me había comprado ( también por discoplay) el primer lp , titulado Nacha Pop así que aquel año Nacha Pop fue para mi Una explosión de sentimientos y de vitalidad, una banda sonora que nunca me ha abandonado ya que los cosidero la mejor banda y no hablo solamente del territorio nacional. En este disco, Luz de cruce, agarrate a mi , no puedo mirar, Magia y precisión,Topes de amor,enganchado a una señal de bus, sin conversación... son temas sencillamente perféctos. Este es mi disco favorito de los cientos y cientos que tengo. hace unos meses me compré una casette con el concierto de presentación (En el Rock Ola)de este disco , de Más números, otras letras, y ha sido toda una experiencia poder escuhar en directo Temas como "luz de cruce" que no aparecen en los directos que encuentro en Youtube y que no acostumbraban a tocar en sus giras. Yo les vi en vivo tres o cuatro veces y obviaban la mayoría de los temas de este disco. Gracias a Nacho y a Antonio por esos temazos y a ti por tu artículo.

    Luis.

    Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis, por pasar y comentar. Un abrazo.

      Eliminar