domingo, 30 de noviembre de 2014

The Velvet Underground. Jesús, Luis y el bajonazo (1969)






Cuando compramos este disco, creo que no conocía mucho de la Velvet. ¿Lo he confesado ya en alguna otra ocasión? Mi ignorancia era casi modélica, y lo que a mí me ponía las pilas era el Rock and Roll Animal. Entonces era Navidad (en muchos de los mitos, entonces era Navidad; por ejemplo, cuando me dejó el primer disco de The Church mi amigo Víctor); entonces era Navidad y afuera brillaban las lucecitas y los escaparates de las tiendas. A lo mejor mezclo los tiempos..., pero no, para mí «Candy says» era «Sunday Morning» y «What goes on» era «Sister Ray». Había leído algo sobre la aventura ruidista y las letras sobre mundos barriobajeros, pero The Velvet Underground era el primer disco del grupo que escuchaba con atención. 

Mi hermano había pescado «That's the story of my life» en la radio y había decidido que era algo que valía la pena. El disco se acomodó en el plato y la aguja cayó en los surcos. 

Y sonaba raro. Sonaba a habitación cerrada. Sonaba a que la Navidad era para los demás. Feliz Navidad a todo el mundo, por cierto (pero no sé por qué, si eso es imposible hablando de este disco y cerrando con «After Hours»). Sonaba muy arriesgado, desnudo, como si un cantautor mostrara la paleta de colores con los que puede trabajar y decidiera acabar en blaco y negro y deprimido. 

Eso sí, no me pareció incendiario, ni adelantado a su tiempo, ni vanguardista (me empeñaba en escuchar «The Murder Mystery» y teñir el resto del disco con ese color, por si el blues, el rock anfetamínico y las baladas adquirían una pátina de prestigio suplementario). Pero me parecía un gran disco. Hipnótico. Casi conceptual. Y así ha seguido hasta hoy. Para mí, por encima de la banana, por encima del ruido blanco, está este tercer disco (que para mí era el primero), y no digamos sobre el cuarto, puesto que faltaban años para que lo escuchara, y encima jamás se repondrá de que «Sweet Jane» y «Rock and Roll» ya estuvieran antes (anacrónicamente) en el Animal de Lou Reed. 

¡Qué dices, chalao! 

Pues lo reitero. No puedo debatirme durante años en decidir si «Candy» es Doug Yule o Lou Reed, o si me debo arrepentir por pensar que era una canción de soledad femenina (cuando resulta que habla de Candy Darling) y luego, como si nada, decidir que es un disco menor. Y ya no me importa que John Cale no esté, pues también me he cansado de forzar la felicidad de las parejas felices. 

Sí, la emoción es superior a la inteligencia en materia de música. Yo no entiendo muy bien (ni medio bien) lo que dicen las canciones. Lo que tengo son relaciones con los discos. Y mi relación con el primer disco de la Velvet es nula. Es un disco que jamás he tenido. Lo he grabado, lo he vuelto a grabar, y me lo he comprado en caja de lujo con banana lentamente peladiza; pero jamás me he enamorado de él como de éste. (Ojo, de sus canciones sí. Perdidamente.) 

Es lo que hay. Si queréis, puedo rezar: «Jesus, ayúdame a encontrar mi sitio..., porque estoy cayendo en la desesperación»; o si queréis, puedo ya despedirme: «Si cierras la puerta, la noche podrá durar para siempre... y nunca volveré a ver la luz de nuevo.». ¡Vaya, desde luego es un disco de habitación cerrada! Un disco como para meterse en un armario y mezclarse con los abrigos. Meterse en el armario y ocultar que uno es incondicional de esta gran obra maestra.









Para quien guste de poner la aguja y que se deslice unitariamente hasta el final, aquí el disco entero.

 

 Para quien quiera hacer la degustación canción a canción a canción a canción.

 

6 comentarios:

  1. Te entiendo, yo no es que no encuentre la felicidad bananera, que es que sí, pero su reivindicación siempre me ha parecido en mcuhas ocasiones y no por todos, un tanto snob. En cambio el pop de Lou reed es facil amarlo y no es lógico no quererlo, a mi este disco me encanta, el adjetivo "hipnótico" lo define muy bien, es como el Sunday Morning llevado a disco, y muchos de los del Dream Pop le deben mucho a este disco. Pues nada, que me congratulo con tu post.
    Por cierto, me he percatado de que en tu blogroll aun tienes mi anterior blog ya muerto, con el Adios Lou aun llorando. Por si te interesa por donde ando ahora es http://chalsontheroute.blogspot.com.es/ Una versión más remozada y mejorada de aquel.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Chals. Un honor tenerte por aquí y compartir esa pasión por Lou Reed y por la música. Tomo nota y actualizo el blogroll.... Nunca me acuerdo.
      Saludos

      Eliminar
  2. Muy buena entrada para un disco tan especial. Empezé con una recopilación de la Velvet y después con el "Loaded", y un poco antes, ya como artista en solitario, con el "Rock´n´Roll Animal". Los primeros discos son los que más te marcan. También el ir abarcando la obra completa de un grupo, paso a paso, te va dando una mejor y más rica perspectiva. Con la Velvet, y con Lou en solitario, me pasa eso que podría describir como el tiempo detenido, no hay nada (interior ni exterior) que pueda superar el magnetismo que me producen sus discos. Y eso me ocurre con muy muy pocos.
    Excelente y muy meritoria entrada, repito.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  3. Un placer leer tu descubrimiento y experiencia de esta obra maestra. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Johnny. El placer es nuestro por vuestra lectura.

      Eliminar