viernes, 18 de enero de 2013

The Pale Fountains. Lo tuvieron en la palma de la mano

Andaba rebuscando el "Two fisted tales" de "The Long Ryders",  ese interesante grupo americano con reminiscencias de "The Byrds" que desapareció al poco de conocerlo, en 1987, después de dejarnos para el recuerdo ese puñado de buenas canciones sobre el que otro día escribiré. Os dejo esta muestra para que la disfrutéis.

Avanzando desde ese punto de la "L" que le correspondía, llegué a la "P" de "postergados" y allí apareció,  junto con varios discos de otros dos grupos con los que también rellené varias cintas de cassette de los amigos en los ochenta del "siglo pasado": "The Jazz Butcher Conspiracy" y "The Pale Fountains".

Entre esos discos estaba "Palm of my hand" de los de las "fuentes pálidas". Un "maxi" que hoy sería calificado como "EP", una demostración más de que a veces cambiando un apelativo convertimos algo antiguo en moderno y le ponemos el falso envoltorio del progreso. Esto pasa mucho en el mundo de la música, inventando etiquetas parece que emergen estilos nuevos y sólo es un simple barniz que da brillos a los viejos para los ojos nuevos.

¿Cómo serían calificados hoy en día los "Pale Fountains"? Llevo rato pensando en un rótulo atractivo para ellos pero no lo encuentro. Igual por eso han quedado perdidos en el recuerdo, aunque "todo lo que tiene nombre existe o ha existido" (frase bonita que no tengo ni idea de dónde he sacado pero estoy seguro de que no es mía) y ellos existieron y lo intentaron con unas cuantas buenas canciones en las que sonaban trompetas, arreglos de cuerda y algunos guitarrazos de los buenos.

La canción que da título al disco tenía los ingredientes precisos (en mi opinión) para triunfar pero se quedó, no llegó. Seguramente lo rozaron con los pulpejos, pero sus dos discos largos no vendieron suficiente (yo los tengo) y fueron engullidos, se disolvieron y sólo regresaron para un nostágico reencuentro.

Esta canción, pese a lo que se dice en alguna nota en internet no está en el disco "Pacific street" (por lo menos en su versión original publicada en España), y aparece por partida doble, la segunda en una versión instrumental digna de alguna orquesta de los sesenta... Igual por eso le dieron las espaldas los modernos de la época.
El disco lo completa "Love's a beautiful place" otra sugestiva canción que corrobora que estos británicos podrían haber dado más de sí, si les hubieran dejado.

"There must be times
When a man has to sit and pray
There must be love
When he thinks to himself all he needs is just one
Extra day in a week
Is there something for me to realise?
There must be love at the end of the day when he sighs

Had it in the palm of my hand
When I think to myself how I lie
Had it in the palm of my hand
Seems there's always some kind of surprise when I think about
Days in a week
Is there something for me to realise?
Had it in the palm of my hand"

Rememorando esos años me ha venido a la mente (debe estar justo al lado en el mismo cajón de la memoria) esta canción de "The Lotus Eaters" que confirma eso de que "todo lo fugaz es bello". Nunca la tuve en disco, nunca fue mía, pero no la podré olvidar. Ésta si tuvo algo de éxito pero de poco les sirvió a ellos para perdurar.

Saludos.
  

6 comentarios:

  1. muy recomendable su grupo posterior llamado Shack, sobre todo si obviamos su primer disco Zilch. el peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y por la recomendación. Shack sólo me suenan en la lejanía y no les he prestado atención, me pondré con ellos.

      Eliminar
  2. Joer, cuántos buenos recuerdos en este post con nombres inolvidables como los Pale Fountains, Long Ryders, Jazz Butcher, Lotus Eaters. Efectivamente, los Pale Fountains lo tuvieron en la palma de la mano y sí, lo fugaz puede ser más bello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, "sólo lo fugitivo permanece y dura", creo que lo dijo Quevedo. Gracias por pasar por aquí y por comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Interesante entrada, llena de recuerdos. Yo tuve los dos discos "Pacific street" y "From across the kitchen table" y juraría que, en el mío, venía "Palm of my hand", aunque no lo puedo comprobar; falleció -como todos- en un incendio.

    En cualquier caso, he mirado un poco y la foto de la reseña en AMG (http://www.allmusic.com/album/pacific-street-mw0000521558) aparece un cartel que pone "Includes 4 extra tracks".

    ¿Será la explicación?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues imagino que tienes razón porque en la edición original en vinilo y que tengo en mi poder no venían esos "extra tracks" que supongo se incluyeron cuando apareció la versión en CD.
      Gracias por el comentario y por leer el blog.
      Saludos

      Eliminar