lunes, 7 de enero de 2013

Michael Franks. Un tigre sorprendido por la lluvia con los ojos en blanco

Aquí en casa somos eclécticos y polifacéticos (y un poco chulos y sobradillos). Vamos que nos gusta de todo y tocamos todos los palos. Un buen día se nos coló en casa este californiano con pinta de alemán, y que traía bajo el brazo un disco en cuya portada había este (para mí) inquietante cuadro de Henri Rousseau (pintor naif francés del siglo XIX). Inquietante no por la presencia del tigre, que exhibe una risa sardónica de incomodidad o como gesto de pavor visceral, sino por lo bien que transmite la imagen de una tempestad con rayos y truenos, bajo la que se agitan paisaje y animales.

Esta sensación espeluznante desaparece de inmediato en cuanto comienza la música del disco. Música acariciadora, relajante (pero nada ñoña), olorosa (aromas a frutos de mar en las percusiones) y evocadora (paisajes tropicales por doquier, colores fuertes y potentes). Por momentos cercana al jazz, en otras ocasiones perfumada de Brasil o con un "twist" a película de Bogart, un buen cóctel con su justa medida de alcohol. Siempre, siempre con ecos de aventura, sobre todo en los arreglos de cuerda y viento, y en las percusiones (tintineos de canela, como suaves gotas de lluvia). Aquí tocan músicos de verdad, auténticos profesionales, de los que saben leer una partitura. (¡Caramba! Acabo de leer en internet que Michael Franks nunca ha estudiado música y todo lo sabe de oído. ¡Qué cosas!)

Todas las canciones son de las de agarrar pareja. Así que amigos... ¡Ya saben! Hasta los más infradotados para el baile pueden dar una gran tarde de acompasados movimientos pedestres a su acompañante.

La primera canción del disco tiene el título "Sanpaku". Siempre había pensado que era algún ignoto paraje japonés y resulta que significa "tres blancos" y se refiere al aspecto de las escleróticas alrededor del iris y sus implicaciones en el destino del individuo. No os perdais el video de "youtube" con el clásico "psicólogo" de acento andino relacionándolo con la emisión precoz de esperma (lo pongo así por si algún menor cae por aquí y para que los buscadores no detecten dicha expresión y esto se llene de varones buscando soluciones para su problema). ¿Y la canción?... No defrauda como inicio. Ritmo caribeño, playa de arena dorada, sol brillante, mujeres ligeras de ropa. De Japón ni rastro. Excelente Mike Manieri en el vibráfono.

Las guitarras de "When it's over" tienen claras reminiscencias del sur americano. Música elástica como una hamaca, preciosos los coros femeninos finales.
La siguiente te hace meterte de lleno en el disco. "Living on the inside" comienza como un leve soplido al flequillo hasta que llega el estribillo y un vibráfono golpea masajeando suave el dorso, haciéndose el dueño de la canción, luego aparecen las cuerdas que te abrazan fuerte en la parte instrumental, conformando una coloreada minisinfonía.
A "Hideaway" no la encuentro. ¡Que pena! Una canción de club nocturno, de camarero con chaqueta blanca y pajarita. De copas de categoría.

Brasil se hace claramente el dueño en "Jardin Botánico". Una auténtica bossa nova. Su pasión por ese país queda claramente demostrada. Todos para Copacabana.
"Underneath the apple tree" inicia la cara "B" dominada por los instrumentos de viento, suena a grupo de jazz clásico. Yo siempre la he imaginado con Michael sentado ante un piano, y unos cuantos músicos de color alrededor enseñando una amplia sonrisa llena de marfil bien blanco, especialmente el que toca el contrabajo. En la parte instrumental parece que estén improvisando.
"Tiger in the rain" está en consonancia con la belleza del cuadro y tiene suficientes estrellas como para ejercer de titular de la obra. Cuando empieza la canción empiezas a mover la cabeza a los lados buscando a alguien a quien tomar de la mano y sacar a la pista de baile para abrazarla. Está claro que está escrita mirando el cuadro. Otra vez el vibráfono extrayendo lo mejor. Iluminando los pellizcos de los instrumentos de cuerda.

"He's a tiger in the rain
It's the thunder and lightnin'
He can't explain
A tiger in the rain
Who's frightened"

"Satisfaction guaranteed" tampoco está en la red. Vuelve el grupo de jazz al completo. Dominan los metales en constante sube y baja.

"Lifeline" es una preciosa canción de amor, de agradecimiento, cantada de forma impecable, los coros en su justa medida. Podría haber sido fácilmente empalagosa pero tiene el toque suficiente de ritmo y viento para brillar sin deslumbrar, sin que haga falta protegerse los ojos ante su esplendor. Para mí, la mejor cantada de todo el disco. La letra es preciosa.

"You are my lifeline
When love ripped all my sails with rain,
You saved me from this hurricane,
You are my lifeline
now im sailing toward the island of your love.."
Toda la obra de Michael Franks vale la pena pero a éste le tengo especial cariño. Me descubrió mundos musicales nuevos, me abrió más grandes los ojos, para que se me vea mejor un leve "sanpaku" por encima de los párpados inferiores. ¡Bufff! Tengo que mirar que significa eso... ¡Estos traidores genes supersticiosos gallegos!!!

Por cierto, una reproducción del cuadro lleva años colgada del comedor de la casa de mi hermano. El original  (Tigre dans une tempête tropicale) me lo encontré de bruces de forma inesperada en una visita a la National Gallery británica. Reconozco que secretamente me emocioné.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada