miércoles, 30 de diciembre de 2015

El Último de la Fila - Llanto de pasión


El disco "Como la cabeza al sombrero" lo tengo firmado por Manolo y Quimi o eso pienso. Una conocida de ellos se lo llevó y me lo devolvió firmado. Yo nunca les vi hacerlo. Es de una época en que era seguidor acérrimo de ellos. Lo fácil sería decir lo que cuenta todo el mundo. Que los conocía cuando eran "Los Rápidos", que los vi en "Magic" una tarde de domingo (¿o era de sábado?), cuando no tenían ni disco (o yo no se lo conocía) y Manolo colgaba un tendedero con gafas que se iba cambiando durante el concierto.

Lo difícil es reconocer que, la verdad, no me gustaron (a mis amigos menos). Me parecieron bisoños y rellenando su falta de habilidad musical con pretendido talento artístico. Me los perdí porque llegamos tarde cuando actuaron teloneando a los Ramones en Montjuic en 1980.

También podría contar que me quedé con las ganas de verlos cuando fueron "Los Burros" y que de su disco solo se me había quedado grabado en la cabeza "Disneylandia" y "Moscas aulladoras, perros silenciosos" y el magnífico título "Rebuznos de amor". Pero el disco es muy flojo, especialmente por su nefasto sonido. Pero hubiera ido a su concierto en una verbena de Sant Joan en el Pueblo Español (creo) sólo para escuchar esas dos canciones porque estaba enamorado.

Su primer disco como "El Último de la fila" no me decía nada especial salvo una canción ("Dulces sueños"). Pero después me dio un vuelco el corazón con el segundo (aunque sonaba horroroso) y no paraba de ponerlo y, desde entonces, los seguía a todas partes cuando podía: al Tropical en Castelldefels, al Camp de Mart en Tarragona, a la Plaza de Toros Monumental (en la presentación del tercer disco), al Sot del Migdia, al Camp Nou... Que cantábamos sus canciones grabadas en cassette en el coche cuando ibamos al Pirineo.

Tuvieron que fusionar dos discos y rehacer las canciones para conseguir su mejor (y quizás única) obra, que el resto de sus discos es un continuo bucle de copia a sí mismos, por supuesto con algunas canciones excepcionales, y con mucho mejor sonido y profesionalidad musical. Y es que los plagios siguen siendo muy buenos, casi casi iguales que los originales.

De todo eso no queda nada, se fundió poco a poco tras este su tercer disco (en mi opinión el último que vale algo la pena), que lo que hicieron después no fue más que exprimir la piel de la naranja ya sin zumo. Me desenamoré de ellos poco a poco, porque me aburrieron, pese a que tengo todos sus discos. Me dormí en su concierto en el Estadi Olímpic de Montjuic. De hecho me fui antes de que acabara.

Lo volví a intentar con Manolo García en solitario. Su primer disco tiene un título premonitorio para los siguientes: "Arena en los bolsillos"... Bolsillos vacios de ideas y de originalidad. Éste primero es el único de él que ha sobrevivido en mi discografía. Letras bonitas sin contenido más que en algunas frases aisladas, el resto es relleno de palabras bellas que no dicen nada especial salvo para el imaginario individual. La demostración es tan simple como que yo mismo puedo hacer una letra basándome en una. Cuando querais lo demuestro.

Que no se enfaden sus seguidores, ni él. He sido fan (lo sigo siendo aunque no lo parezca) y lo que afirmo es fruto de la meditación después de largos años de seguimiento de una carrera musical.

¡Por favor, que no vuelvan! Si tienen ganas de tocar que lo hagan con un nombre nuevo y sin anunciarse, en locales pequeños, sin propaganda ni ruido. ¡Que se lo curren! ¡Que no abusen de eso que ahora llaman postureo y que yo apelo fuegos artificiales! Entonces igual me vuelven a ganar para esa causa tan bella, como es ser el que está siempre en la parte final de la cola, que representaba su nombre. Igual me pongo detrás de ellos y les pido la vez: "¿Quién es el último?"

Porque esta canción no es más que marketing para preparar la gira y la venta de esos discos que dicen que han hecho. Porque algunos trovadores están pasando de contadores de historias del pueblo a rimadores de cuentos. Uno incluso ha anunciado gira de presentación de nuevo disco y todavía nadie lo ha escuchado, pese a ello la gente va y compra las entradas... Bueno, cada cual se gasta el dinero como quiere. Yo llevo años calvo y hace mucho que he donado todo mi pelo para buenas causas. Los de mi pueblo dicen que no se paga antes de ver el género, pero eso era en otros tiempos.

Aún así y aunque parezca increíble hoy he escuchado entero el disco y me sigue gustando. Y ese "Llanto de pasión" todavía más, especialmente en su versión original.



"Si el pelo fuera importante estaría dentro de la cabeza y no fuera
Eduardo Galeano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada