jueves, 10 de diciembre de 2015

Blow Monkeys - Un animal mágico buscando cambiar el color de la piel


Me gustan los olvidados, me gusta rescatarlos de vez en cuando. Estos siguen en activo, la verdad es que uno se sonroja cuando ve fotos recientes de Dr. Robert (el líder y alma de este grupo), siguen en activo pero no lo saben más que algunos pocos incondicionales, casi nadie los recuerda explicitamente.

No pasa lo mismo con algunas de sus canciones que han quedado como emblemáticas de los 80. Suenan los primeros acordes de "It doesn't have to be this way" y se llenan las pistas y a todos les suena, pero es probable que pocos se acuerden del nombre del grupo (salvo si lo buscan con Shazam...¡Que atraso supone el no usar la memoria!).

Porque este grupo nunca fue un grupo totalmente redondo, no tiene ningún disco sobresaliente, pero tiene unas cuantas canciones que, como un amigo mío diría, son tremendas. Así que me he puesto a rebuscar entre mis vinilos (creía que tenía tres... ¡uno me ha desaparecido!... ¡Seguro que ha sido mi hermano!) y me he decidido por "Animal magic" de 1986.

Este disco los puso en órbita como grupo puntero hace treinta años. En el mismo momento en que destacaban sonidos más siniestros y poperos, esta gente le dio una vuelta de tuerca a su estilo. El líder con una imagen de los 50 (tupé descarado) y unas canciones que (en mi opinión) buscaban un sonido más sofisticado, bailable y con pinceladas evidentes de soul. Música de color interpretada por blancos. Quizás por eso se quedaron a medias, diría que eso está al alcance de muy pocos (quizás sólo de Van Morrison).Pero ahí quedaron esos discos o mejor dicho esas canciones.

El disco comienza utilizando la mayor parte de la munición posible en "Digging your scene". Miente descaradamente cualquiera que niegue haberla bailado y/o coreado. Una canción que justifica por sí sola la compra del disco (de hecho así lo hice en su día).

"Animal magic" comienza con unas guitarras acústicas que rápidamente dan entrada a instrumentos de viento y a la voz cadenciosa de Dr. Robert abordando una canción en constante sube y baja, que también brilla a alto nivel y en la que destacan los coros femeninos de fondo.

"Wicket ways" es claramente negroide en su planteamiento, en la linea marcada por las dos primeras. Las partes instrumentales son muy destacadas, parece descaradamente planteada para la pista de baile.

La fiesta está lanzada y por eso la continuación lógica son "Sweet murder" y "Aeroplane city lovesong". Queda claro que este disco lo puedes poner entero en una fiesta y seguro que triunfas.


En la cara B intentan empezar dándolo todo con "I nearly died laughing" una muy buena canción que si no fuera por el nivelazo de alguna de las anteriores destacaría mucho más.

Le sigue una de las más pop del disco: "Don't be scared of me", probablemente una de las mejores del disco porque parece tener un estilo más propio, sin intentar parecerse a nadie, sin querer estar artificialmente coloreados.
"Burn the rich" abunda en ese pequeño giro de argumentos, probablemente por eso estas canciones son de las menos conocidas y por eso seguramente yo más las aprecio. Una interesantísima canción que está escondida en el interior de la baraja.

"I backed a winner (In you)" se inicia con unos coros casi gospel, sólo guitarra acústica y la voz solista. Divertida, pero para mí no destaca.
La siguiente es sin duda la mejor del disco. "Forbidden fruit" ha aparecido recurrentemente en mis compilaciones de canciones de los ochenta. La he escuchado miles de veces. Seguramente no es de las más conocidas por el gran público, pero debería serlo.
El disco finaliza con la más relajada del disco "Heaven is a place I'm moving to" que no está nada mal aunque sólo sea por el mensaje que envía el título. En el cielo he estado un rato esta mañana mientras rememoraba completo este disco.

Espero que lo disfrutéis.

PD: Upsssssss!!! Acabo de encontrar el disco que me faltaba. Juan quedas absuelto de toda culpa, un claro caso de error alfabético.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada