domingo, 1 de noviembre de 2015

Fabián - Luces remotas que aumentan la fe

Ahora ya puedo confesar mi delito. Hay que ver como corroe por dentro la culpa. Llevo un tiempo disfrutando de este disco y como loco por hablar de él, pero no podía. Un buen amigo sabiendo de mi adicción a este artista, de mi reconocido síndrome de abstinencia en las redes sociales y blogueras me facilitó su subrepticia escucha.

Ahora ya lo he comprado. Ya es mio, todavía no ha llegado a mi casa, pero como he hecho el pago, me considero apto para contaros mi secreto, para deciros que estamos ante una obra grande de este artista. Se le ve crecido en la portada, es la primera ve que aparece en la fotografía principal en uno de sus discos, señal de que ha perdido bastante esa timidez suya. Aparece con pinta de elegante hombre hecho y derecho, de tipo sino seguro de sí mismo, por lo menos desinhibido, ya no precisa de fondos difuminados, de sombras ni de caricaturas. Y a todo eso suena este disco, a hago esto porque me gusta y he querido hacerlo así. No intento parecerme a nadie sino simplemente ser reconocido. Es una bonita obra de fina artesanía y como todo lo artesano le ha llevado tiempo y paciencia.

El título está en consonancia con la originalidad de todos los de su obra. Todos ellos combinables, cada uno parece la continuación lógica del siguiente, incluso podría construirse alguna preciosa frase encadenada o una canción. Ahí queda esa sugerencia.

Y comienza el disco como paseándose, calificándose de "Turista", pero sin guardarse nada para más adelante. Se estrena con una canción por todo lo alto, bellísima desde los acordes iniciales y emocionante por su letra y grandioso estribillo: "Sabes que no me equivoco si digo que puede estar bien que el mundo se vuelva tan loco que nadie recuerde quien fue y nos volvamos mágicos en cada amanecer". Y reconozco que es el mismo pero diferente, su voz es mucho más madura, se ha deshecho de ese timbre atiplado característico (y a veces algo difícil), luce más optimista, quizás resignado, pero seguro que mucho más sabio. No miento si digo que la he escuchado cientos de veces. Precioso el fraseo de guitarra del final y su punto coma final.

"Herida y cicatriz" y yo pienso en los millones de veces que he escrito sobre bálsamos y venenos pensando en amores difíciles o conflictivos. Y mientras, se va desgranando la canción con pares de palabras como cuentas de rosario. "Yo soy mucho más feliz pensando que las páginas se escriben solas". Fabián en estado puro en un tema para incondicionales y para los que no lo son. Toque campero leonés incluido.

Una guitarra pop-rock da inicio a otra pareja de palabras como título: "Premio y castigo". Mantiene el tono firme y serio del inicio, podría incluso bailarse. De hecho él incluso lo propone: "Sé que voy a seguir bailando contigo en algún lugar que sirva por fin de premio y castigo por todo lo que hiciste mal". El final más parece una canción de grupo que de cantautor. Parece de gran escenario en lugar de sitio recóndito e íntimo.

"Sálvalo" es una de las estrellas del disco, retoma de nuevo su senda característica pero con unos arreglos excelentes y una letra descomunal, de gran poeta: "Sangra por la herida el recuerdo que busca volver y volver y se rompe el silencio cada vez que lo nombras." Soy incapaz de explicar porqué, pero pienso de inmediato en Peter Hammill al oírla.

En "He quedado con los chicos" sigue ese paseo anunciado en la primera. Se suelta del todo y con un ritmo alegre y algo "naif", pero nada ñoño, se retrotrae a esa época tan bella en la que parece que todo puede pasar y hay grupos de niños jugando, tomando helados y huyendo riendo después de tocar los timbres de las casas. "Yo no sé como será el dolor que ya me viene amenazando como un demonio gigante." Por decir algo: Mi favorita del disco. (Uffff. No estoy seguro del todo)

Y no estoy seguro porque enlazada perfectamente, sigue andando en "Camina conmigo" se estira con un inicio de balada de las de hierro y fuego que cobra vida con el estribillo cada vez que "rozándo la piel" se aproxima con su hierro candente.

Vuelve a las guitarras rockeras en "Gorriones". Avisa que es hora de "dar la vuelta", pero el sigue hacia adelante con su "bandada de gorriones anidada en el pecho". El disco ha alcanzado un crescendo increíble y no va a parar hasta el final.

La siguiente retoma la voz más aflautada de Fabián con una balada flotante en "La inmensidad". No se ha decidido todavía a volver porque insiste en "Voy a tener que cruzar la ciudad y salir a buscar lo que es mío". Y lo que es suyo, me parece a mí, es ocupar el lugar que merece en el panorama musical español. En los momentos álgidos la voz es increíblemente firme.

En "Las musas" ya hace rato que le asoma el uniforme de superhéroe bajo el traje, está absolutamente convencido de lo que hace. Ahora ya sentado en su habitación mirando el campo y buscando la inspiración entre xanas y anjanas. Soberbia, superlativa, magistral. ¿He de decir algo más?

Y viene la traca final, porque para acabar se ha guardado dos canciones que son las conclusiones de una brillante tesis doctoral, en las que se recrea en la suerte envuelto en traje de luces, dando trincherillas y manoletinas.

La primera tiene un tono campero extraordinario, muy americano y al mismo tiempo muy castellano, y aunque "Los relámpagos" anuncian una tempestad, se ven bellísimos desde la distancia y bien refugiado en un cobertizo. Gran mérito una vez más a la exquisita producción de todo el disco. Para tomar buena nota.

La última: "Tiempos de antes" es la más corta del disco. Suena muy americana, pero también es la más afilada. Es una auténtica canción protesta, crítica e incluso política. "Olvídate de toda la verdad" sentencia para finalizar el disco.

Ya no digo más. Si no te lo pones tú te lo pierdes. Me atrevo a decir que deberías comprarlo. Yo no lo presto. Lo tengo claro.

https://fabiandc.bandcamp.com/album/la-fe-remota

PD: Este disco lo ha hecho sin mecenazgo, me sabe mal no haber podido participar, esta vez me he quedado sin disco dedicado. Esto lo voy a tener que solucionar...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada